Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Una Navidad de Amor


Ayer por la mañana después de desayunar, se me vino a la mente otra vez un hermoso recuerdo, una fascinante sonrisa picara , ese recuerdo daba vueltas en mi cabeza, me pregunté largo tiempo por eso, y recordé que fui estudiante, y estuve sentado delante de una señorita muy hermosa, la cual al igual que yo solo tenía 12 años, recuerdo sus pelotas de papel cayéndome en la cabeza, su mirada sonriente cada vez que le preguntaba por qué lo hacía, recuerdo que nos peleamos de la nada, discutimos, y prometí no hablarle nunca más, ella prometió lo mismo, al entrar al salón ambos fingíamos no vernos, no escucharnos, pero yo la miraba aunque sea de reojo esperando que me corresponda, y cuando a veces lo hacía, me guiñaba el ojo y sacaba la lengua, de inmediato le quitaba la mirada, pero cada día se quedaba más grabada en mí, sentía algo fuerte hacia ella y no podía creerlo, a veces me olvidaba las cosas por pensar en ella, tal y como decía mi mamá que les sucedía a los enamorados; yo aún no podía aceptarlo, recordaba cómo me molestaba y quería sentir cólera por ella, pero en realidad me moría de ganas de abrasarla, no sé por qué, tenía sensaciones nuevas para mi…

Llegó el fin de año, en la chocolatada navideña (celebración de despedida de fin de año en los colegios del Perú), ella se acercó a mi como leyendo mis pensamientos, no me dijo nada, solo me abrazó, yo la apreté con toda la fuerza que tuve y aunque quise disimularlo un suspiro salió de mí, y de ella también, nos miramos a los ojos y yo sujeté su mano, y estuvimos juntos todo ese día, sin decirnos muchas cosas, pero sentía su mano apretarme con fuerza, al final terminamos sentados en una banca del colegio y frente a los detalles navideños que nosotros mismos habíamos organizado,  ella me dijo con mucha tristeza que sus padres iban a viajar, que tal vez no nos volvamos a ver más, y que se había enamorado de mí, me dijo lo que sentía por mí y  todo lo que decía yo también sentía por ella, recuerdo que la bese en la mejilla inocentemente, la volví a abrazar y le dije al oído que el sentimiento era mutuo, recuerdo que lloramos abrazados; en aquellos tiempos no existía el celular ni el correo electrónico, ni Facebook, ni el Google+, nos separamos para siempre, y eso era lo que sentíamos y nos dolía en la garganta al punto de hacernos llorar…

Después de ella, no me volví a enamorar así de intensamente, recordaba a Ana en todo momento, su solo recuerdo me pone triste, es como un circulo abierto en mi vida, que siempre esperé cerrar…

Ayer por la mañana un 24 de diciembre en plena navidad salí de mi casa con dirección a mi trabajo, pero tomé otra ruta, iba en el auto y no sé qué me hizo mirar al colegio donde estudié, de pronto una sonrisa a lo lejos me hizo frenar de golpe en la pista, era algo tan extraño, me acerque al colegio, baje de mi auto con prisa, y me olvidé de que tenia que trabajar, miré el rostro de esa hermosa joven y sentí tanta emoción que casi me pongo a llorar otra vez como un niño, si, era Ana, era mi única y maravillosa Ana…

Ella, me miró y tenía una cara de sorpresa enorme, coincidentemente había ido al colegio a pedir el registro de que había estudiado allí, yo tampoco no podía creer las coincidencias, hace un mes había terminado con mi novia, yo estaba soltero y ella por suerte también lo estaba, la llevé a su casa y almorcé con ella, claro, con buenas intenciones, hablamos tantas cosas de su vida, de pronto tomé su mano y ella llevó su maravillosa mirada a la mía, quedamos en silencio por un largo rato y de pronto le dije:

Te amo, siempre te he amado, siempre has vivido en mis recuerdos como la persona más importante de mi vida, no sabes cuánto tiempo te he buscado, tu vida me ha inspirado a llegar hasta donde estoy, estando ahora contigo siento que no me hace falta nada, estoy completo, y quiero compartir mi vida con la tuya, quiero casarme contigo.

Ella palideció, sin respuesta a lo que le dije, y quitó la mirada de mi rostro, eso me preocupó muchísimo, y de inmediato le dije:

No me digas que estoy yendo demasiado rápido, he esperado 15 años de mi vida buscándote en otras miradas, y ahora que te tengo no te perderé, no te das cuenta, te amo con todo mi corazón, no me importa nada, por ti yo estoy dispuesto a ser como tú quieras que sea, dímelo, yo no puedo vivir sin ti…

Ella levantó su mirada y sus ojos llorosos me volvieron a mirar, y mis ojos también se llenaron de lágrimas, como ese día cuando nos despedimos, ella me dijo:

Acepto, también te amo con todo mi corazón José.

Sus palabras despertaron un escalofrió que recorrió mi cuerpo hasta el punto de estremecerlo, la besé en los labios y sacie esa sed de amor que he aguantado por tantos años que parecieron siglos, ayer pasamos en mi casa la noche del 24 de diciembre hasta que se desató el júbilo de la navidad, compartimos esa noche juntos, me sentí en familia con ella ante el Nacimiento de Cristo y nos olvidamos del mundo exterior mientras compartíamos la cena; hasta que nos llovieron las llamadas de saludo que contestamos hasta que por fin quedamos solos otra vez, recuerdo que esto fue lo que le dije:

Tú eres un regalo del cielo, Dios me ha dado la oportunidad de tenerte a mi lado y hacerte feliz, te amo.

No hemos dejado de hablar y cruzar nuestras miradas, pasamos la noche juntos acostados uno al lado del otro sin dejar que el sexo nos domine y hoy por la mañana ella fue a su departamento a traer sus cosas, ¡se viene a vivir conmigo!… este ha sido para mí el día más hermoso de mi vida, pasar junto a ella una Navidad de amor… 


Fragmentos del libro: “El Vapor del Sentimiento” escrito por Jonattan Poul León Segura y que será publicado a mediados del año 2017, si quieres contribuir a la obra cuenta tu historia y envíala al correo japeliso4@hotmail.com o Japelizor@gmail.com y serás mencionado/a entre los colaboradores. Muchas gracias por contribuir a la Producción Latinoamericana, la mejor del mundo.

Da clic para seguir el vínculo:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Búsqueda personalizada