Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Tristes cosas que uno llega a llamar Amor

Era un día de fiesta, tan común como cualquiera, tenía muchas ganas de salir y divertirme, no lo pensé mucho y decidí ir con mis amigos, de pronto, se acercaron a mi unos chicos, fue ahí cuando lo conocí, me pareció un muchacho común, digamos que no fue un amor a primera vista, no pasaba de ser alguien más en mi vida.

tristes cosas que uno llega a llamar amorPasaron unos días y aquel chico llegó a verme junto con un amigo a mi casa, decidimos entre risas salir un fin de semana, y así lo hicimos, y de esa manera pasamos más tiempo juntos, y me invitó a llevarme a casa, digamos que así fue como nos hicimos amigos, no tardé mucho en saber que tenía una pareja, incluso le apoyé en su relación, al grado de hacerme cómplice de su romance, pero sin motivo aparente, su relación terminó, en aquel momento la amistad se quería romper para convertirse en algo más, y aunque yo luchaba internamente por que no suceda, él era tan detallista, tan romántico, su expresiones de amor eran tan intensas, digamos que me robó el corazón.

Me enamoré de él, y se veía tan enamorado de mí; pasamos juntos ocho maravillosos meses, su mirada posándose sobre mis ojos me endulzaba el alma, sus manos abrazando a las mías, sus cálidos besos, se convirtió en un amor muy bello, mi fuerte, éramos el uno para el otro, hasta que sucedió su viaje, tuvo que viajar por motivos de trabajo, su destino, Guatemala, ahí empezaron a pasar los días teniéndolo lejos, y aunque no estaba físicamente fueron los mejores meses, cada día el romance crecía como la espuma, por el teléfono durante horas hablábamos y su voz me daba tanto calor, me acompañaba en las noches frías y en los días cálidos era el viento fresco que soplaba, recordar sus ojos, su boca, y sus manos eran suficiente para que esté conmigo, como desearía tenerte ahora como te tuve aquellos días; incluso, se las arregló para seguir dándome detalles en su ausencia, y mantenerse de esa manera siempre presente en mi vida.

Pasaron tres meses y otra vez por motivos de trabajo, lo trasladaron a España, pensé que solo sería la distancia física como venía siéndolo, porque nuestros corazones y nuestras almas se mantendrían siempre juntos, sin embargo, no fue así, cada vez la distancia se sentía más, las llamadas eran cada vez menos frecuentes, al punto de que ya casi ni me llamaba, los correos eran cada vez menos; en mi mente, y mi corazón, trataba de buscar escusas, pensar que, tal vez la distancia y su trabajo no le daban tiempo, empezaron a pasar semanas sin hablar, y mis temores empezaron a crecer, de pronto, recibí un correo en el cual sus palabras parecían ser las de antes, pero en aquel momento ya le estaba perdiendo la confianza; fui a ver a su amigo quien todo el tiempo que él estuvo ausente se encargó de llevarme regalos de parte suya…

- Hola, ¿Cómo estás?, ¿sabes algo de Diego? – le dije yo preocupada.

- Hola Paloma, -me miró con algo de tristeza - debo ser sincero contigo, Diego está saliendo con alguien de su trabajo, y aparentemente, está buscando una relación seria con ella – dijo su amigo seriamente.

No podía creer lo que me dijo, es que, era tan repentino, ¿Así de pronto, de un momento a otro, se olvidó de mí?, y que dolor sentí en aquel instante, el dolor de quien confía y lo pierde todo en una apuesta.

- Paloma, – me dijo su amigo – yo te estimo mucho, quiero que veas pruebas de que es verdad lo que te digo.

Creo que me dijo eso porque notó mi incredulidad, acercó su mano a la PC, y me mostró un correo que Diego le había enviado, en aquel correo, le contaba a su amigo todo lo que hacía con su nueva conquista, y se burló de mi dando a entender que entre él y yo todo estaba bien, que yo prácticamente era un juguete para él; fue así como me di cuenta que le gusta jugar con las personas, que es tan poco hombre que no tiene el valor de dar la cara y decir las cosas las cosas como son; ante estas pruebas, decidí no creer en sus palabras, en aquel momento acabé con el engaño, fue entonces que al perderme, volvieron sus cálidas palabras que ya solo me causaban frio, palabras como: “Fuiste lo mejor que me ha pasado”, “quiero estar a tu lado”; mis oídos se cerraron ante tan bellas palabras que irremediablemente eran mentiras.

Y es verdad que pasé noches en las que lloré pensando en él, pero he logrado superar todo eso, no obstante en el fondo, si él en algún momento se da cuenta de su error y madura, quizá todavía encuentre en mi un corazón que lo ame, pero por el momento busco que me diga las cosas claras, porque en la vida he comprendido que mientras todo sea sincero no tiene por qué doler; ahora, solo le deseo lo mejor de todo corazón, y si no fue conmigo con la persona con la que esta, que tengan juntos una vida llena de logros, así es como en una relación de pareja pasan las tristes cosas que uno llega a llamar amor.

 

Dedicado a Paloma Flores Soto, muchas gracias por contarme tu historia de amor

 

Para leer más historias de amor, da clic en el vínculo:

Historias de Amor

Fragmentos del libro: “El Vapor del Sentimiento” escrito por Jonattan Poul León Segura y que será publicado a mediados del año 2017, si quieres contribuir a la obra cuenta tu historia y envíala al correo japeliso4@hotmail.com o japelizor@gmail.com y serás mencionado/a entre los colaboradores; la mitad de las ganancias obtenidas por la publicación serán donadas en caridad a los niños pobres de Latinoamérica. Muchas gracias por contribuir a la Producción Latinoamericana, la mejor del mundo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Búsqueda personalizada