Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

DESEO DE AMOR

 
24/04/11
Tenía once años cuando salí de mi pueblo, no recuerdo mucho de él, temperatura fría, montañas alrededor y un caudaloso rio en el cual me bañaba, pero lo que en realidad recuerdo mas es a Fátima, una vecina que tenía la misma edad que yo, con la que solía compartir la mayor parte de mi tiempo, ambos nos divertíamos juntos y yo me enamore de ella, ahora después de quince años he decidido regresar a mi tierra ayacuchana, quiero verla, estrecharla entre mis brazos y decirle que la amo, no he sabido de ella en todo este tiempo, a mí me ha ido bien en la vida, estudie en la universidad y ahora soy médico, mi futuro es ella, ninguna otra ha podido llenar su ese vacío, en lima, esa humildad y alegría que recuerdo de ella, he viajado cinco horas desde que salí de lima en mi camioneta, me he olvidado un poco de la ruta, la memoria no me falla pero todo esta tan diferente, después de un rato de dar vueltas reconozco una roca de grandes dimensiones, tal vez nadie aun la ha podido mover, a través de esta me guio y por fin el lugar frente a mi tiene sentido recorro dos callecitas maltrechas y frente a mi esta la casita que antes ocupe, desciendo de mi auto y miro alrededor buscando a alguien conocido, pero nada, solo mucha gente me mira sin decir palabra y continua su camino, pasan dos hora y nada, me desilusiono, tal vez ella también se fue a otra parte, de pronto una muchacha se acerca a mí, calculo que tiene entre dieciocho y veinte años, me mira y me dice:
Usted me parece conocido
La miro con esperanza y le digo:
Mi nombre es Samuel, yo vivía en aquella casa, estoy buscando a Fátima, ¿tú la conoces?
Ella me miro y sus ojos se humedecieron de alegría, como si quisiese llorar y me dijo
Yo soy Artemia, hermana de Fátima, mi hermana se casó hace dos años y ahora vive en Arequipa.
Escucho lo que me dice y no quiero creer pero tengo que hacerlo, no recordaba ni un poquito a Artemia, sin embargo el parecido tan grande con su hermana me impedía dudar de lo que me había dicho, sin pensarlo más le dijo:
Qué tal si salimos, creo que todavía celebran la fiesta del pueblo, ¿no?
Artemia dijo:
Gracias por invitarme, quédate en mi casa, yo vivo sola.
Eran ya caso la 1 pm así que acepté me invito a almorzar en su casas y recordé con ella lo que esperaba recordar con Fátima, me dijo lo mucho que me admiraba y que yo era la ilusión de su vida, y cuando me fui le deje un gran vacío; eso me sorprendió, me gusto y me enamore por la noche salimos a la fiesta y nos divertimos, y bailamos, descubrí que ella siempre estuvo a mi lado aunque yo jama la tome en cuenta, y por la noche cando la débil luz de un único poste alumbraba la plaza la besé apasionadamente, en su casa hicimos el amor, cuando amaneció y escuche las onomatopeyas de los animales propios del pueblo la mire a mi lado y descubrí que tal vez era el destino, que tal vez ella me amo tanto que me hizo volver y yo sin saberlo volví por ella, en un mes nos casamos, y mi deseo es quedarme aquí en Ayacucho y poner un centro médico, ella nunca dejará de ser mi ilusión y mi deseo de amor.
Da clic para seguir el vínculo:
Fragmentos del libro: “El Vapor del Sentimiento” escrito por Jonattan Poul León Segura y que será publicado a mediados del año 2017, si quieres contribuir a la obra cuenta tu historia y envíala al correo japeliso4@hotmail.com y serás mencionado/a entre los colaboradores. Muchas gracias por contribuir a la Producción Latinoamericana, la mejor del mundo.














Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Búsqueda personalizada