Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

RETRATOS DE DÍAS INOLVIDABLES

 27/12/07

Es de mañana, el sol anuncia con sus primeros rayos que será desesperante, estoy pensado, perdido vagando en mi universo personal de cosas misteriosas e infinitos recuerdos, observo el sucio suelo que termina dando en una apolillada y crujiente ventana con vidrios rotos, pareciera que estoy destruido pero no, me siento en mi dicha, incluso, no siento que me falte nada.

Cambio la mirada hacia la pared de mi costado y descubro el calendario, me quedo pasmado viéndolo, es veinticuatro de setiembre me he acurrucado más en mi cama al saberlo, ya es primavera donde todo florece, la calidez aumenta y todo irradia felicidad, esperanza, no sé si estoy preparado para esta primavera; recuerdo que un día como hoy nació la mujer más importante de mi vida la única a la que de verdad he amado, la única que sentí mía y me dejó en el momento que más la necesité.

Después de darme cuenta de esto me siento perdido, me veo a mi mismo en mi cama, y siento que estoy  jodido, la necesito tanto que vuelven mis perjuicios, miro el lugar donde estoy y siento asco, despierto y me recuerdo que no estoy en mi casa, que estoy en casa de una tía, me ha ido bien en la vida, trabajo no me falta, he reunido dinero y me estoy volviendo famoso, mi única inspiración es esa mujer, y la verdad nunca pude entender que es lo que me atrae de ella.

Actualmente conozco a muchas otras chicas, ósea por la belleza no es, leí un libro muy bonito y aprendí que amamos de la otra persona lo que nos mas nos gusta de nosotros mismos y que esa a la que amamos lo tiene.

Aun así, pienso mucho,  no entiendo por qué mi corazón late a mil y siento vacío el estómago, jamás he vuelto a sentir eso por otra mujer, no entiendo cómo es eso posible, he estado con chicas preciosas, muchas de ellas realmente valieron la pena, pero la recuerdo cada vez que estoy con ellas y es que siento que es inolvidable.

Levanto la mirada y descubro que me hice tarde, son las 6.00 am y debo ir al trabajo, suficiente motivación ya tengo con solo pensar en ella, me demoro quince minutos y ya estoy listo, tomo con prisa mi desayuno y salgo de mi casa, subo en mi camioneta y me dirijo al trabajo, me sorprende como la rutina no me ha aburrido, un semáforo, me detengo y mi chica me ha tomado por sorpresa otra vez, miro por la ventana que una señorita de hermosa apariencia pasa por la vereda comiendo un chocolate de barra y otra vez los recuerdos, la luz cambia, otra vez en movimiento, paso por un día agotador en el trabajo, de pronto, una llamada, otra excusa para que mi corazón la recuerde, es Vanesa, una chica que conocí en una reunión, le contesto…

-          Hola cariño, como estas – digo yo amable y seductoramente.
-          ¿Qué tal si vamos otra vez a tu casa? – dijo Vanesa de manera muy atrevida y excitante.

Me empiezo a reír, ni siquiera recuerdo que una vez estuve con ella, tal vez fue un día de borrachera perdido en lo más oscuro de mi desvergonzada vida, le digo que sí, que no hay nadie en mi casa; en estos momentos es de noche, y mi tía a viajado a Chiclayo, tengo la mesa servida para hacer lo que quiera, la recojo en su casa, y de inmediato empezamos en el carro nuestro acto de lujuria, su húmeda boca despierta todos mis placeres, me aprieta, la estremezco, al llegar a casa no pierdo un minuto en decirle nada, la llevo alzada hasta mi cuarto, y lo hacemos en el baño, el agua, la ducha, me arde y me gusta, me dice que me ama, me río, sé que no es cierto, sé que no tiene idea de lo que me dice, los vecinos golpean las paredes, ella es demasiado escandalosa, y por fin luego de tanto nos quedamos dormidos, sin embargo, solo sueño con la nena que este día cumple años, la reina, la que hoy se acerca un año a mi edad.

Otro día atraviesa la ventana con su luz omnipotente y otra vez las criaturas diurnas me despiertan, son las cinco, me apresuro, de pronto suena la puerta no lo entiendo…

-          ¿Será que mi tía ha vuelto? – me pregunto a mi mismo preocupado.

Me sorprendo y corro a abrirla, pero al hacerlo retrocedo, una sombra, la última persona en el mundo a la que esperaba ver, lucia preciosa, con botas un vestido rojo y unos aretes de argolla, era el amor de mi vida, y tenía dibujada en la cara una tristeza muy grande, me sorprende porque hace mucho acordamos no volvernos a ver para no recordar lo que paso entre nosotros.

De pronto y sin avisar me abrasa, me dice lo que siempre espere que me diga, esas palabras que yo rogaba a Dios escuchar de su boca; Vanesa sale tras de mí y me dice vamos al trabajo, ella no se lo esperaba, no sé qué hacer, el amor de mi vida voltea la mirada y se va, yo no le digo nada.

-          ¿Quién es? – dijo Vanesa

-          No lo sé, se confundió de casa – contesté yo, y sentí un alivio, sentí que le gané de pronto, que después de tantos desprecios la pagó toda en un solo día.

Debo ser sincero y reconocer que me dolió la garganta al decirlo, pero por primera vez no me deje llevar por ella, por primera vez ella no fue la primera, hasta hoy no sé de ella, y aquel momento se convirtió en un retrato de un día inolvidable.

Da clic para seguir el vínculo:
Fragmentos del libro: “El Vapor del Sentimiento” escrito por Jonattan Poul León Segura y que será publicado a mediados del año 2017, si quieres contribuir a la obra cuenta tu historia y envíala al correo japeliso4@hotmail.com o japelizor@gmail.com y serás mencionado/a entre los colaboradores; la mitad de las ganancias obtenidas por la publicación serán donadas en caridad a los niños pobres de Latinoamérica. Muchas gracias por contribuir a la Producción Latinoamericana, la mejor del mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Búsqueda personalizada