Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

EL TREN DEL DÍA

 12/03/07
Caminaba junto al riel del tren, con la intención de llegar a la estación, había salido tarde de casa, así que cuando llegué vi que el tren ya se iba, corrí lo más rápido que pude para comprar los boletos y viajar, de pronto, cuando llego a la boletería me doy cuenta de que había dejado la billetera en casa, era una lástima, porque llegar al tren era difícil, sobre todo desde donde yo vivía, me senté en una banca y vi como el tren se iba ante mis ojos, así que sin esperanzas decidí volver a mi casa, de pronto, mi mirada casi perdida en el vacío se fijó en una muchacha que también venia en busca del tren, pero justo cuando ella iba a comprar los boletos el tren se fue, ella estaba tan desanimada como yo, y dirigió de pronto su mirada a mi

-          ¿Tú también deseabas ir en ese tren? – me preguntó
-          Sí, - le contesté asombrado -  pero olvidé el dinero en casa.
-          Sabes, me llamo Cinthia, - me dijo mirándome a los ojos muy amablemente - no soy de esta ciudad, vine hace poco, pero el tren no viene hasta mañana y ya no tengo dinero.
-          Si quieres te puedes quedar en mi casa,- le dije mirando sus hermosos ojos-  después de todo yo tampoco pude irme.
-          Acepto tu proposición – dijo Cinthia y su rostro se iluminó con una hermosa sonrisa -  y sabes me daría gusto conocer el nombre de mi benefactor.

Esta vez me quedé preocupado, me di cuenta de que debí pensar bien antes de invitar a una mujer a mi casa, porque soy soltero, y pensé que quizá era ella la mujer que toda mi vida había esperado además desde un comienzo la vi hermosa, su apariencia era preciosa y sus cabellos volaban por su cara y solo hacían resaltar más su belleza.


-          Mi nombre es Santiago, - dije volviendo a entrar en razón luego de perderme en su mirada- y vine al cuzco en busca de un futuro mejor, yo soy de Chiclayo
-          ¿Que no hay futuro allá en Chiclayo?- preguntó Cinthia riéndose.
-          La verdad no me fui de Chiclayo por falta de empleo, - dije yo un poco ofendido pero sin ánimos de discutir con una criatura tan hermosa-  vine a conocer el Cuzco y me salió un trabajo inesperado, y bueno, aquí me ves
-          Sabes, - dijo Cinthia - tienes suerte, yo soy ayacuchana, vine aquí a buscar trabajo y no me ha ido bien, por eso me voy, ¿dónde está tu casa?
-          Justo en la dirección contraria al tren y solo llegaremos ahí caminando - dije yo sonriendo.

Ella sonrió y caminamos, y mientras lo hacíamos hablábamos de nuestras vidas, era sorprendente la cantidad de coincidencias que habían en nuestras historias, y pronto estuvimos frente a mi casa, entramos y le mostré su habitación, tomamos desayuno y ella se puso a fastidiarme por el desorden en el que estaban todas mis cosas, pero mientras se burlaba me miraba a los ojos como pidiéndome algo, yo me acerqué lentamente y la sonrisa que ella tenía se esfumo y me miró con sensualidad, así que no pude resistirme y la besé, ella me correspondió, y esa noche fue la de mayor placer y romance de mi vida, al día siguiente cuando se supone que iríamos en busca del tren ella me dijo al oído que deseaba quedarse y ese mismo día nos juramos amor eterno, nos casamos a la semana siguiente, y en la actualidad ella está esperando mi tercer hijo, quien diría que el día que gané a la mujer de mi vida sería cuando perdiera el tren del día…

Da clic para seguir el vínculo:
Fragmentos del libro: “El Vapor del Sentimiento” escrito por Jonattan Poul León Segura y que será publicado a mediados del año 2017, si quieres contribuir a la obra cuenta tu historia y envíala al correo japeliso4@hotmail.com o japelizor@gmail.com y serás mencionado/a entre los colaboradores; la mitad de las ganancias obtenidas por la publicación serán donadas en caridad a los niños pobres de Latinoamérica. Muchas gracias por contribuir a la Producción Latinoamericana, la mejor del mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca tu tema aquí - Google - Lizerindex®

Búsqueda personalizada